lunes, 23 de mayo de 2016

Vender gato por liebre (o Cómo tejer mejores bufandas)

Si hay algo odio más que perder el tiempo, es que me engañen. Y cuando un libro me engaña y me hace perder el tiempo, mi rabia puede dar incluso para una entrada de blog.
Ayer mi padre me dejó un libro sobre la mesa (se lo habían dado en la empresa por Sant Jordi), y como tenía tiempo (y ningunas ganas de estudiar) me puse a leerlo. Craso error. El libro en cuestión era Steve Jobs: Lecciones de liderazgo. No soy un gran fan de Apple, pero el señor Jobs me parecía un hombre respetable, sobre todo habiendo leído alguna frase suya y visto algún vídeo de sus actos, así que me dispuse a leerlo tranquilamente. Uno de los peores libros que he leído en mi vida.
Yo esperaba un libro de "autoayuda" basándose en las experiencias de Jobs, pero no es más que una gran campaña de publicidad de Apple disfrazada. Pero es que hasta se meten con Microsoft y Bill Gates en cada capítulo. En serio. "Para entender lo que esto significa (simplicidad), basta con comparar cualquier software Apple con, por ejemplo, Microsoft Word, que es cada vez más feo y abigarrado...". Si estoy leyendo un libro sobre cómo ser un buen líder, no me apetece leer pullitas contra la competencia, la verdad.
Además, tampoco he sacado nada en claro sobre liderazgo. Jobs era un capullo con sus trabajadores, les insultaba y les hacía trabajar horas extras sin cobrar "por el bien de la compañía". Aunque claro, si tu jefe va a ser un capullo, mejor que sea Steve Jobs.

No entiendo a aquellos autores que venden sus libros como algo que no son. Puede que sea porque no saben a que público quieren dirigirse, pero lo que suele pasar es que la publicidad sea engañosa. Si yo escribo un libro sobre Cómo ser un gran tejedor de bufandas no voy a decir que mi libro es "los nuevos Juegos del Hambre" (como mucho de la lana), que parece que ahora todos los libros son los nuevos algo.
Yo creo que los autores y las editoriales deberían darse cuenta, están engañando a sus consumidores, y están dejando de lado a aquellos que seguramente comprarían el libro por lo que es. En algún lugar del mundo debe haber un aficionado a las bufandas hechas a mano que no sabe cómo mejorar. Piensen en esa pobre persona.
Que la literatura no es más que un negocio para muchos se sabe desde hace años, y sino vean las "joyas" que hay en la sección de novedades. Porque de nuevo tienen poco: novelas cortadas bajo el mismo patrón que lo único que cambia entre ellas es nombre, portada y autor/a. Y ya se les están acabando las ideas para los dos primeros (si no lo creéis mirad éste artículo). Estoy harto de que se hagan siempre las mismas novelas y que se vendan como una revolución de su género.
¡Queremos ideas nuevas, señores! Pero lo malo es que mucha gente no piensa así, dado las ventas que traen todos estos "nuevos Juegos del Hambre". Y que conste que no hablo solo de distopías juveniles, este solo es el caso que más se ve en la actualidad. Porque antes era la erótica, el amor sobrenatural... Siempre que alguien tiene una idea un tanto innovadora (o que resurja géneros un poco olvidados) aparecen los cuervos y se aprovechan de esa idea.
No podemos ir en contra de estas compañías, el dinero mueve el mundo, pero yo por mi parte no promoveré este tipo de literatura, por mucho que me regalen libros por tener X suscriptores. Porque lo que debería importarnos es la calidad de lo que leemos, no el número de gente que lo haya comprado.
Y de aquí podríamos ir al debate de los libros de youtubers y demás, pero está ya muy trillado, aunque quizá hablemos de él otro día. De momento ya me he ido bastante del tema.

PD: yo solo publicaré si me dejan escribir sobre bufandas, que conste en acta.

Guillermo Domínguez

4 comentarios:

  1. Holaa! Estoy de acuerdo contigo, muchas veces ves la sinopsis de un libro o el modo en el que te lo venden y no tiene nada que ver con lo que te encuentras dentro.
    A nivel de géneros es cierto que también va por modas, yo ahora mismo estoy enganchada a las distopias porque aunque es cierto que suelen seguir un patrón me resultan entretenidas y algunas son originales pero por ejemplo ya no soporto la literatura juvenil romántica ni el género erótico, me parece un total copia y pega unos de otros y muchas veces venden relaciones tóxicas.
    Afortunadamente hay mucha variedad y siempre hay libros distintos que te sorprenden.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! A mí me pasó eso con las novelas policíacas, me encantaban, pero al final me cansé porque siempre era lo mismo, solo cambiaba el nombre del detective... Y estoy totalmente de acuerdo con lo de las relaciones tóxicas. Lo peor no es el modelo de relación en sí, sino que mucha gente los ve con buenos ojos y querría relaciones de ese tipo...
    También tienes razón en que hay mucha variedad. Es genial que haya tantos géneros, así no estamos tan limitados y podemos leer cosas diferentes.
    ¡Un saludo! :D

    ResponderEliminar
  3. Hola, me ha encantado el post, la verdad que sí que había visto el libro de Steve Jobs por ahí pero no esperaba para nada que fuera así. Yo también me he encontrado con libros que los venden como una cosa y son otra y jode mucho la verdad.
    Saludos :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que encima el autor es su biógrafo oficial, creía que tendría más criterio a la hora de escribirlo... Lo peor es que engañando a los lectores salen ganando, así que poco se puede hacer :(
      ¡Un saludo! :D

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...