jueves, 19 de enero de 2017

Capítulo 4: Matar a una Rita

Efectivamente, tengo ganas de matar a Rita. Si no la conocéis ella es una estudiante de periodismo con un blog en el que cuelga noticias de su pueblo y que algún día acabará casándose con David, su mejor amigo y que después de sufrir un accidente tiene amnesia anterógrada.

Igual os suena un poco esta descripción (menos la parte de que está casada), y es que Rita está ligeramente basada en Marina. Surgió de un reto de ELDE del año pasado, Crónica de un acosador de famosos, en la que nos imaginaba a Marina y a mi en un Burger King cuando nos encontrábamos con Patrick Rothfuss. Como os podréis imaginar le cantábamos las cuarenta por hacernos sufrir como lo hace sin publicar el tercer libro. Pues al cabo de un tiempo con otro reto (qué queréis, 52 relatos dan para mucho) descubría que David, por algún motivo no podía generar nuevos recuerdos, pero Rita estaba allí para ayudarle. Y así fue como estos dos personajes, basados en nosotros, entraron en Diégesis.


Quiero decir que no son los únicos personajes basados en nosotros: yo formo parte de cada uno de mis personajes, en mayor o menor medida. Unos tienen mi nombre camuflado (cof Will cof), otros viven en mi calle (David, sin ir más lejos, y la protagonista de Deimos, viven en el mismo piso), otros tienen algunos de mis recuerdos (Nic, del que os hablaré en otro Proceso, es una versión de mi, incluso tenemos el mismo hermano)... Y Sofie, la hermana de Will, es otra versión de Marina, que tiene hasta el mismo apellido que el seudónimo que usaba antes Marina, Colbac (cuyo nombre es Rita, por cierto).

Pues bien, todo este rollo venía a que quiero matar a Rita. Y es que, como seguro que ya sabéis (no paro de hablar de ello en estos Procesos) todos mis relatos están relacionados. Ahora estoy haciendo la ciudad, Fara, con su historia, cronología y todo el worldbuilding, pero es una tarea muuuuy difícil. Eso me pasa por dejármelo para cuando tengo que ordenar más de 30 relatos. 

Mi intención era publicar el primer reto de la nueva lista de ELDE la primera semana del año, que tiene que transcurrir en año nuevo, porque la idea ya la tenía. Pero Rita tuvo que meterse en medio y descolocarme toda la historia. No quiero hablar mucho de ella, no voy a hacer spoiler de un relato que aún no he ni escrito, pero algo pasa en él que hace que Rita se replantee su papel en el mundo. Esta era mi idea, hasta que me di cuenta que toda esta reflexión de Rita tiene que pasar antes de ese fin de año, porque sino nada tenía sentido.

Entonces mi cerebro explotó en mis pedazos y tuve que recomponerlo y empezar de cero la historia. Por suerte la idea sigue igual, lo único que tengo que cambiar algún que otro aspecto y trasladar la historia de Rita a antes de ese momento para que cuadre todo en la gran historia. Pero el dolor de cabeza que me dio no fue normal.

Este proceso no tiene moraleja, es solo que quería desahogarme un poco, que estoy de exámenes hasta arriba y por una vez que me sale escribir, que llevo un tiempo sin hacerlo, va un personaje y me lo estropea. No sé cuándo publicaré este relato, no sé ni cuando lo voy a escribir, pero tened por seguro que estará en este blog, junto a todos los que ya os esperan por aquí.

ACTUALIZACIÓN: Al final no quedó tan mal la cosa y pude hacer el relato como lo había pensado, aquí lo tenéis: Cork. Me gusta mucho porque:
1. Me meto con Marina que siempre llega tarde.
2. Me meto con Marina porque se le ha roto el portátil.
3. Algunos personajes están inspirados en mis amigos y la aplicación a la que juegan es real, nosotros no salimos a ninguna parte sin ella, las risas que nos hemos echado con ella no es normal.
4. He conectado muchísimos relatos entre sí, lo que hace que Diégesis parezca más una historia y no unos relatos sueltos con algún guiño por medio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...